PQ&A: Dr. Shanna Didymus

Q: Como alguien que ha vivido toda su vida en la ciudad de Poughkeepsie, ¿cuál es un conicimiento importante sobre el lugar?

A: Poughkeepsie es un conglomerado de todo tipo de familias y parientes. Entonces, en el sentido de seis grados de separación, es realmente una asociación de una persona y media entre sus residentes. Ciertos grupos de familias, ya sean italianos, afroamericanos o latinos o lo que sea, han llegado a estas 4.5 millas cuadradas de una ciudad, y lo siguiente que sabes es que alguien es pariente de alguien o se cruzó con alguien más a través del trabajo o la escuela. 

Como educadora aquí en la ciudad, me he encontrado ser extremamente consciente de quien podría ser uno de mis estudiantes del 5to grado. Pueden o no estar relacionados conmigo, pero pueden estar relacionados con una persona que conozco por mis muchas experiencias.

Q: Entendio que varias generaciones de su familia han vivido en la ciudad de Poughkeepsie. ¿Cómo te gustaría presentarlos?

A: Por parte de la familia de mi madre, eranmos realment destacados en el 2004 por el diario de Poughkeepsie por su 150 aniversario como una familia que tenía cinco generaciones viviendo en la ciudad, desde mi bisabuela hasta mi hijo. Demostró que las generaciones han podido prosperar aquí.

Mi bisabuela fue una de las primeras generaciones fuera de la esclavitud, nacida a principios del siglo 1900s. Tuvo veinte hijos, en un momento en que los afroamericanos no podían ir a ningún hospital. Continúando con mi abuela que tuvo siete hijos, mi madre que tuvo tres y luego yo tuve uno. Aquí me siento, por así decirlo, uno de los legados de mi familia. Su compromiso con el desarrollo de nuestro carácter y con nuestra educación formal e informal se muestra en muchos de nosotros.

Dr. Shanna Didymus. Foto por Phyenix Young-White. 

Q: ¿Tienes hermanos?

A: Si. Tengo cuatro hermanos que crecieron conmigo en la ciudad de Poughkeepsie. Soy la segunda de los mayores. Como fui la única chica, amé en grande mis hermanos. Siento que el amor entre hermanos sigue siendo real entre nosotros.

Q: ¿Quién más estaba en su hogar mientras crecía?

A: Mi madre tenía a mi hermano mayor y yo cuando ella tenía veinte años, luego uno de mis hermanos menores. También crecí con tías y tíos por parte de mi madre. Todos eran más jóvenes que mi madre y eran más como hermanos para mí. Todas estas personas influyeron fuertemente a mi carácter.

Q: ¿Entonces su madre era madre soltera desde muy temprano?

A: Correcto. A la luz de la conversación sobre la paternidad monoparental y su correlación con la ciudad de Poughkeepsie, escuché a muchas personas, incluidos colegas de diferentes orígenes, articular un tema de: “Oh, eso es como Poughkeepsie, niños criando hijos, bebés teniendo bebés. “Ese es uno de los primeros estereotipos a los que mi espíritu tuvo que adaptarse, cuando escuché a gente de fuera de Poughkeepsie categorizar a los residentes de esta manera, como si no valoramos la educación o no aspiráramos a mejorar nuestras experiencias de vida. Resulta que soy una de las pocas personas en las que enseño [Warring Elementary School], y uno de los pocos en el distrito escolar de la ciudad de Poughkeepsie, que tiene un doctorado, y eso fue antes de los 42 años. También estoy asociada con muchos otros Nativos de Poughkeepsie que han obtenido un doctorado o maestría, que viven en todo el mundo. Por lo tanto, que mi madre tuviera a sus hijos a una edad temprana no fue un precursor negativo del éxito que tendríamos en el futuro. De hecho, fue parte de nuestra motivación para perseguir el éxito.

Esta es una de esas suposiciones y mitos gigantes, que la gente de la Ciudad de Poughkeepsie tiene estándares bajos o expectativas bajas de sus hijos. No conozco a ese Poughkeepsie. Reflexiono sobre el camino de mi bisabuela. A pesar de que tenía limitaciones en cuanto a la cantidad de educación que podía adquirir, nunca me preguntó cómo continuar y encontrar el valor de la educación, siempre que la recibas. La vida pasa. Si tienes un hijo, regresas a la escuela cuando puedes, continúas con tu vida y avanzando para ti y tu familia, te mantienes firme. Este sentido de conciencia se transmitió a través de hombres y mujeres, y hay muchos de nosotros, generacionalmente en mi familia, que somos profesionales.

Q: ¿Trabajar en medio de este tipo de estereotipos es una gran lucha para usted, como alguien que creció en la ciudad y asistió a sus escuelas?  

A: A veces lo ha sido. Sin embargo, también lo he visto como una oportunidad para fomentar una perspectiva diferente. Muchos de mis colegas del distrito provienen de otro lugar. A lo largo de los años, como colega, he tenido que pedir a diferentes personas que no se compadezcan de los jóvenes de la ciudad, o que piensen que están tratando de salvar a sus estudiantes de ellos mismos y de sus familias. Esto sería un deservicio para los niños y es una falta de respeto. Soy un tipo de persona llamada a la conciencia. He tenido que decirles a algunos colegas algo como: “Si las preocupaciones socioeconómicas de nuestro distrito no están en consonancia con las suyas, entonces tal vez sea necesario que consideren trabajar en otro lugar”. También he amado trabajar con muchos de mis colegas que están comprometidos con el éxito de nuestros estudiantes, sin importar la historia personal del estudiante. Con suerte, podemos seguir teniendo conversaciones reales para que todos podamos servir a nuestros niños con la integridad que merecen.

Q: ¿Existe alguna receptividad a sus opiniones por parte de los colegas del distrito escolar? ¿Le ha prestado atención su escuela o el distrito de alguna manera?

A: Para ser honesta con usted, ha habido cierta receptividad de colega a colega. Nuestro distrito tiene un largo camino por recorrer para ofrecer constantemente desarrollo profesional sobre el tema de las preocupaciones socioeconómicas y el perfil demográfico de nuestro distrito. Planteé este asunto en un diálogo reciente con un maestro veterano retirado. Y afirmaron que, a partir de sus experiencias, nunca hubo un desarrollo profesional formal y consistente para disipar los estereotipos negativos que se ciernen sobre nuestra comunidad. Así que definitivamente podríamos beneficiarnos de tales esfuerzos.

Q: Dada su historia como estudiante y ahora como educadora en el distrito desde hace mucho tiempo, ¿cómo ve la creación del Distrito Escolar Spackenkill que sacó a tantos estudiantes del distrito de la ciudad con antecedentes más ricos?

A: No fue solo el impacto en el distrito escolar, fue en toda nuestra comunidad de la ciudad. Definió las diferencias socioeconómicas y culturales entre las dos comunidades. Hace muchos años, las personas que trabajaban en los hospitales o en IBM decidieron que deseaban que sus hijos fueran educados en una comunidad separada.

La cual me recuerda una conversación hace un tiempo con un colega, uno de mis mentores veteranos. Ella dijo: “Creo que en este punto el distrito escolar de la ciudad debería cerrarse y los niños deberían ir a cualquier otro lugar”. Y dije que no deberían, porque los niños no deberían sentir un impacto negativo directa o indirectamente por el desempeño de su distrito escolar en comparación con los distritos cercanos. Nosotros, el Distrito Escolar de la Ciudad de Poughkeepsie, debemos continuar solicitando la colaboración de todas las partes interesadas… estudiantes, padres, administradores escolares, líderes comunitarios, empresarios y otros …para continuar desarrollando un distrito de alto rendimiento.

Dr. Shanna Didymus y su hijo, Taji Parker. Foto por Phyenix Young-White. 

Q: ¿Dónde viviste mientras crecías?

A: Comenzamos brevemente en los apartamentos de la Autoridad de Vivienda de Poughkeepsie en la calle de Smith. Luego estuvimos en South Avenue durante unos años, y en algunas casas diferentes en North Clinton Street, cerca de College Hill Park. En un momento, incluso me llevaron en autobús desde los apartamentos de la calle de Smith hasta el otro lado de la ciudad para integrar la escuela primaria Krieger, cerca de la ciudad de Poughkeepsie. Recuerdo muy bien esa época porque fue cuando mi madre decidió retenerme un año en la escuela. Se dio cuenta de que tenía dislexia y trabajó con mi maestra de segundo grado para idear estrategias que me ayudaran a tener éxito. Menciono esto porque los niños pueden tener deficiencias académicas u otras cosas en las que necesitan ayuda, pero eso no significa que no tendrán éxito. Hoy soy la Doctora Didymus.

En ese entonces, tenía miedo de las palabras, de hablar en voz alta, de comunicarme, ya fueran libros o escribir cualquier cosa, porque sabía que las palabras se verían como palabrerías después de un tiempo. O podría tener problemas para asegurarme de que las palabras suenen de la forma en que sabía en mi cabeza que deberían sonar, cuando las leo en voz alta. Eso fue parte de mi motivación por el lugar donde estoy hoy. A menudo les digo a mis alumnos, está bien, esta es una etapa de aprendizaje, y esto es lo que se supone que deben hacer. Sea lo que sea ese “eso” para ti, no es una razón para detenerte, no tiene por qué detenerte, quieres usarlo como tu motivación. Incluso puede enfrentarse al desánimo. Pero manténgase animado y concentrado de todos modos.  

Q: Cuando era niña, ¿cuáles eran sus actividades y lugares divertidos favoritos en la ciudad?

A: College Hill Park era nuestro patio trasero cuando vivíamos en North Clinton. En ese entonces teníamos una unidad de juegos de madera que parecía un barco pirata, donde podías hacer todo tipo de escalada, hacer las barras, hacer el columpio de los neumáticos, pararte en la parte superior y mirar a través de un telescopio y girar la rueda del barco. Sabías que te habías ganado las rayas cuando eras niño si recibías una astilla de esa unidad, o si resbalabas en tu pierna por el concreto cuando corrías y tu zapato quedaba atrapado en la grava. Jugamos muchos juegos allí, el parque estaba prosperando. En un día de fin de semana o un día de verano, alguien en el vecindario decía: “Nos reuniremos en el parque a las 10:00”. Y si alguien no aparecía, íbamos a su casa y les preguntábamos si podían salir a jugar. Si descubrimos que primero tienen que hacer sus oficios, diríamos: “¿Podemos venir a ayudarlos a hacer sus oficios?”

Hubo muy poco drama y preocupaciones relacionadas con las pandillas. También hubo muchas actividades diferentes para todos en la ciudad, incluidas las organizadas por los distintos clubes culturales. El Centro Italiano estaba prosperando y había oportunidades y experiencias comunitarias allí. Lo mismo con el Club Irlandes. Hubo RiverFest, con todo tipo de diferentes proveedores y animadores. Las ferias entraban y salían de la ciudad.

Solíamos caminar hasta la biblioteca de Adriance y sabíamos que el YMCA estaba justo enfrente de la biblioteca y estaba abierto. Cuando la YMCA cerró fue un gran golpe para nosotros.

Siempre había natación en verano en las piscinas públicas de Pulaski y Spratt, generalmente Pulaski era para mí porque estábamos en el lado norte de la ciudad. Andaríamos en bicicleta y patinetas por toda la ciudad visitando a amigos y familiares. Íbamos a un partido de fútbol o béisbol de la comunidad en Stitzel Field, o baloncesto en Harriet Tubman (Hulme) Park. Alguien estaría allí que usted conociera, o un pariente viviera cerca y esa sería una casa segura a la que ir. Puede registrarse para lavarse y pedir una bebida, y llamar a mamá para decirle cuándo volverá a casa.

Q: Dijiste que eras muchacha hombruna con cuatro hermanos alrededor. ¿Practicaste algún deporte?

A: ¡Sí! Sobre todo practicaba deportes en el barrio. También patinaba mucho por la calle. No tuve la oportunidad de practicar deportes de equipo porque, como muchos niños, una vez que nació mi hermano menor tuve que vigilarlo cuando mamá se fuera a trabajar. Ya fuera un hermano menor o un primo, compartíamos la responsabilidad de los miembros más jóvenes de nuestra familia.

Q: Tiene cuatro títulos educativos: asociado, licenciatura, maestría y doctorado. Has hablado sobre el impacto de las mujeres mayores en su vida y su sabiduría. ¿Fueron ellas la influencia más importante para hacer de la educación una prioridad?

A: Fueron extremadamente influyentes. Pero sería negligente si no dijera que los hombres tienen igualmente un efecto en la familia y en mi ánimo. Desafortunadamente, lo que ha sucedido es que nuestros hombres se han mudado o fallecieron antes que nuestras mujeres. Sabíamos que una vez que empleadores como IBM, el hospital estatal [psiquiátrico] y la estación de tren contrataban a menos personas o cerraban, era un mensaje para muchos de nuestros hombres que Poughkeepsie no era un lugar para crecer profesionalmente, por lo tanto, muchos de ellos se alejaron de la área. Sin embargo, la importancia de la educación influyó en mi hermano mayor que hoy vive en China. Se retiró del ejército a los 40 años, completó su licenciatura y maestría y también está enseñando. Uno de mis hermanos menores vive en Indiana y se está preparando para enseñar diseño gráfico e impresión 3D en línea. Otro hermano es un educador de aptitud física en Florida, y mi cuarto hermano se graduó recientemente de Mount St. Mary’s College con un título de inglés.

Q: ¿Y tu padre?

A: Todavía está en la comunidad. Mi padre y sus padres celebraron nuestros hitos personales y académicos durante toda nuestra vida. Ambos abuelos son personas educadas. Hay mucho equilibrio generacional y de género en mi espíritu. Cuando era niña, elegí sentarme entre las mujeres y los hombres mayores, porque podemos aprender de las elecciones y decisiones de las generaciones pasadas y, con suerte, tomar otras más sabias. Tomé esa conciencia, y mientras mis amigos estaban jugando y haciendo lo que fuera, yo decía: “Mamá, voy a la casa de la abuela” o “Mamá, voy a la casa de la abuela y el abuelo”. o “Mamá, voy a la casa del tío fulano de tal”. Caminaba por la ciudad y pasaba el rato durante una o dos horas.

Q: ¿Por qué crees que elegiste eso en comparación con otros niños?

A: Seré honesta, en parte es que no me gustaba meterme en problemas. Cuando los niños comienzan a aburrirse, pueden tomar decisiones tontas o inapropiadas. En aquel entonces, cuando me preguntaba: “¿Qué puedo hacer para no meterme en problemas?” una respuesta fácil fue: “Puedo ir a la casa de un familiar”. La otra parte fue que simplemente disfruté de la compañía y la energía de mis mayores.

Q: A partir de varias cosas que ha dicho, está claro que su familia extendida ha sido crucial para su experiencia de vida en la ciudad de Poughkeepsie. ¿Hay otros recuerdos o pensamientos sobre esto que se destacan?

A: College Hill fue un gran lugar de reunión para nuestras familias. Caminábamos hasta la estructura en la parte superior, lo que llamaríamos la casa blanca. Las familias también colocaban autos en fila por allí. Los adultos hacían cosas como jugar a las cartas, mientras que los niños jugaban a su alrededor o más abajo en el parque. Todo el mundo sabía que este era un lugar donde los amigos y la familia podían reunirse. Podríamos tocar nuestra música y divertirnos y relajarnos y asegurarnos de que todos supieran dónde estaban los bebés de todos, casi como una reunión familiar cada semana.

Las barbacoas en el patio trasero en las casas de diferentes personas cada semana eran una norma cuando el clima era lo suficientemente cálido. Independientemente de la religión de las personas, su profesión o su horario de trabajo, las personas pueden quitarse el sombrero profesional para disfrutar de la compañía de familiares y amigos de la familia.

Tuvimos algunos viajes familiares cuando el tiempo de mamá lo permitió. Si un pariente viajaba, se llevaban a los niños. Esa es una gran manera en que la comunidad ayudó a criarnos. Tuve la suerte de poder tener eso.