PQ&A: Isis Benitez

Isis Benitez

Q: ¿Ud siente que existe una cierta percepción de prevalencia de la ciudad por parte de las personas que viven en otros lugares del área?

A: Mucha gente piensa en Poughkeepsie como un lugar malo y temible para vivir. Somos predominantemente una ciudad con gente de color. Existe la idea conocida de que, si vives en la ciudad de Poughkeepsie, no salgas a caminar por la noche. No hagas esto y aquello, especialmente en Main Street. Se entiende, no me malinterpretes. Hay mucha gente al azar en Main Street, y al crecer nunca realmente entendí que eso fuera cierto en la ciudad. Es solo que en la ciudad de Poughkeepsie hay mucha gente de color, por lo que estamos asociados con ser temibles y raros.

Q: ¿Hubo un momento en tu vida en el que empezaste a sentir fuertemente esa percepción de la ciudad?

A: Lo escuchaba a través de nuestros equipos deportivos en la escuela intermedia y secundaria, que muchas familias serían escépticas de venir a Poughkeepsie. Se podía ver en sus caras cuando venían a nuestras escuelas para los partidos. ¿Es ese tu pasillo, oh? ¿Es ese tu lobby? Luego lo experimenté mucho en el Colegio Marist. Me gradué en 2020 y era un estudiante de cercanías. Cuando los estudiantes se enteraron de dónde vivía, en su mayoría los escuchaba hablar sobre lo peligroso que es Poughkeepsie, especialmente por la noche, y me preguntaban qué tan peligroso es. Descubriría que todo lo que sabían sobre Poughkeepsie era por manejar a Taco Bell en Main Street por la noche.

Q: ¿Cómo afectó eso a su educación en Marist?

A: Recibí una educación maravillosa. Mis profesores y clases fueron increíbles. Tuve muchas conversaciones ricas, que me hicieron realmente pensar. Pero los aspectos sociales no eran buenos. Ser un viajero definitivamente hizo que esa parte fuera difícil, no vivir en el campus. Marist también es en su mayoría de niños blancos, y no se relacionaban muy bien conmigo en clase o en grupo. Principalmente me vincule con los niños de color.

Q: ¿Cómo fue su experiencia al crecer en su vecindario?

A: Es interesante. Un lado de nuestra casa da a una calle muy diversa donde he tenido muchos buenos amigos. Pero el frente de nuestra casa en realidad daba a una calle donde la gente es predominantemente blanca. Ahí era donde nos miraban, como, “¿Qué están haciendo aquí?” Mi madre tiene un gran trabajo en Verizon Communications y le va muy bien por sí misma. Cuando ella y mi padre mudaron a nuestra familia a Poughkeepsie, fue a esta casa que compraron, donde todavía vivo con mi madre y mis dos hermanos. Mi papá murió hace unos años.

Q: ¿Ha mejorado más la situación, ya que su familia lleva en esa casa más de quince años?

A: La gente se abría a mi papá, tal vez porque era un tipo desaliñado y divertido. La gente parecía amar eso de él. Mi mamá es muy privada. Es muy alta y camina con la cabeza en alto. Ella es muy segura de sí misma, y es muy expresiva sobre su exterior. Así que la gente podría incluso pensar que es una mujer negra altanera. Ahora soy yo quien tiene que luchar contra las apariencias, y mi hermano cuando pasea a su perro.

Q: ¿Cuál es su sentido de la experiencia de sus padres al mudarse del Bronx a Poughkeepsie?

A: Creo que mi papá fue muy aceptado, pero era uno de esos tipos que podía hablar con la pared. Era muy hablador. Hay mucho más sobre su experiencia de la que nunca pude hablar con él, porque murió cuando yo tenía 16 años. Mamá dejó muchos amigos en el Bronx, pero creo que se ha sentido cómoda aquí. Aunque creo

que a veces puede ser una relación de amor/odio. Ella es muy articulada, y así es como quería que creciéramos. Eso también la hizo preocuparse por cómo nos tratarían. ¿Seríamos vistos como demasiado articulados para nuestros amigos negros e hispanos, o demasiado hispanos para nuestros amigos blancos? Creo que está contenta con la forma en que esto funcionó en Poughkeepsie, cómo nos han aceptado.

Q: ¿Tu mamá te ha inspirado mucho de lo que eres?

A: Ella eligió un nombre especial para mí. Se acordó del viejo programa de televisión Isis sobre una mujer muy poderosa, y también sabía sobre Isis, la diosa de Egipto. Cuando explico mi nombre a la gente se les cae la boca. Mi mamá sabía que eso me sucedería cuando me dio mi nombre. Ella es muy fuerte de voluntad. He estado haciendo alguna versión de trabajo de justicia social desde que estaba en la escuela secundaria, y la veo a ella en esto. Ella es el tipo de persona que hace la investigación, escucha las noticias, lee los artículos. Ahora soy muy abierta, ya sea por los derechos de vivienda o los derechos de inmigración, y ella me respalda.

Q: ¿Hubo un momento en que te reconociste como una activista?

A: Es gracioso, parece que siempre me han dicho que yo era una. No fue hasta que estaba en la universidad, cuando entendí que había estado haciendo lo mismo a lo largo de mi vida.

Q: ¿Puede darme un ejemplo de algo que siente que ya estaba haciendo en la escuela intermedia o secundaria?

A: Cuando estaba en el gobierno estudiantil, mi mayor tema para hablar era que los niños tenían que caminar a la escuela intermedia y secundaria, sin importar dónde vivieran en la ciudad. Eso no fue un gran problema para mí personalmente porque vivo cerca de ambas escuelas, pero algunos niños tienen una caminata muy larga. Luché mucho para conseguir nuevos libros de texto. Por alguna extraña razón volvieron a hacer el campo de football americano, pero no nos consiguieron nuevos libros de texto. En la escuela intermedia no me gustó cómo dividieron el edificio entre un ala de honores y un ala para estudiantes “regulares”. Vi cómo eso etiquetaba a los niños de mala manera, cuando yo estaba en el ala de honores y mis hermanos no.

Q: Ahora que te has graduado de la universidad, ¿cómo ves a Poughkeepsie como un adulto que trabaja?

A: Es muy diferente. Yo respeto a Poughkeepsie mucho más ahora que cuando era niña. Muchos de mis amigos también dicen eso.

Q: ¿Qué te viene a la mente cuando dices que tienes más respeto?

A: Puedo decirle a la gente que soy un producto de la ciudad de Poughkeepsie. Claro, mucho tiene que ver con mi crianza. Pero fui a la escuela aquí y ahora tengo éxito. Soy feliz en un trabajo de tiempo completo. Soy activista por mi trabajo. Trabajo por la mejora de la ciudad, y me enamoro de ella de esa manera. Estoy conociendo los entresijos del lugar, las pequeñas esquinas.

Es gracioso. Al crecer, conocí a niños que amaban a Poughkeepsie, y niños que no les importaba Poughkeepsie, y yo era uno de esos niños a los que les importaba menos. Siempre quise salir, porque parecía que había un vórtice que te absorbía y te mantenía aquí. Pero tengo mi columna vertebral aquí. Y si me voy, sabré que dejé mi huella, que hice lo que pude por mi ciudad.

Q: ¿Cómo ve el impacto de su trabajo de divulgación? ¿Qué te está enseñando sobre las personas que viven aquí?

A: Siento que la gente confía en mí lo suficiente como para contarme sobre sus problemas. Es más poderoso para ellos porque yo misma soy residente. Mucha gente tiene miedo de su vivienda y salud, y del sistema educativo. Sobre ser trasladados de aquí porque los alquileres realmente están subiendo, sobre alimentar a sus

hijos. Luego los traigo de vuelta a mi organización, y los devuelvo a los funcionarios de la ciudad. Cuando traigo cosas a mi agencia, discutimos con quién necesito conectarme después, qué socios debemos hacer, qué podemos hacer para formar un equipo para hacer algo mejor. Además, a veces las personas solo necesitan a alguien con quien hablar, por lo que me piden que me lo guarde para mí. Todas estas conversaciones me están enseñando mucho.

Q: ¿Siente que está aprendiendo cosas importantes sobre Poughkeepsie de algunos de los residentes mayores con los que trabaja?

A: Sí, todo el tiempo. Aquí hay algo. Escucho a algunos de ellos sobre la palabra ”stockade” (parte interesada), que se usa mucho en estos días. Algunos me dicen que esa palabra debería de significar “mujeres negras mayores”, porque han estado aquí desde la era de los Derechos Civiles, ellas marcharon con el Dr. King. Pero se les dice que no son” stockades” (partes interesadas). Tengo conversaciones telefónicas con estas mujeres, y me cuentan sobre todas las luchas que han tenido para convertirse en “stockades”. Significa mucho para ellas tener ese respeto.

Q: Entonces, ¿se sienten ignorados, sobre su perspectiva y lo que tienen que decir sobre los problemas y decisiones locales?

A: Correcto. Piensan que no pueden ser escuchados. Así que muchas personas mayores me miran y me dicen, tú eres nuestra voz ahora. Eso es mucha presión. Pero estoy aquí para eso, estoy aquí para eso.

Q: Cambiando un poco de marcha, hablaste antes de conocer mejor a Poughkeepsie ahora que trabajas en la ciudad, las pequeñas esquinas y demás. ¿Cuáles son los lugares de la ciudad que más te gustan y a dónde vas a divertirte? ¿Lugares que pueden estar un poco bajo el radar, lugares poco conocidos? ¿Lugares a los que podría llevar a alguien que visite la ciudad por primera vez?

A: Primero, definitivamente los llevaría a los comedores más emblemáticos aquí, como el “Palace” y el “Acrópolis”. En cuanto a rincones y grietas, está el “Delafield Deli “. Me encanta el sandwich que lleva salchicha, huevo y queso. Tenemos buena comida para el alma en Poughkeepsie, como “Aunt Connie ‘s Kitchen”. El pollo de sésamo con limón, pimienta, eso es una delicia. También “Alex ‘s Diner”.

Q: Eso es interesante, hay muchos comedores. ¿Dónde más?

A: También los llevaría a un club, como el “302 Lounge”. También a “Truth”, que es un nuevo lugar en Main Street. Y “Zeus Brewery”, que está un poco más abajo en Main. Honestamente, llevaría a los recién llegados a caminar por Main Street. Hay muchos lugares a los que voy. Los llevaría a “Spratt Park “, a “Tubman Park”, a “Waryas Park”, por supuesto, para que estén junto al río. Honestamente, en estos días muchas personas solo hablan del “Walkway over the Hudson” (puente sobre el río Hudson para caminar) cuando hablan de Poughkeepsie. Pero ya sabes, necesitan conocer el resto de la ciudad. No solo vengan por el río, prueben otros lugares. Conócenos.